Proverbio hindú

Aquel que reconoce la verdad del cuerpo puede entonces conocer la verdad del universo.

Volver arriba